LA RESILIENCIA Y SU APLICACIÓN EN EL TRABAJO

La palabra resiliencia proviene del término inglés resilience; y se refiere la capacidad de un material para recuperar su forma original después de ser sometido a altas presiones; respecto a las personas resilientes cabe destacar que tienen la capacidad de aceptar y enfrentar la realidad. Con frecuencia estas personas poseen las habilidades necesarias y excepcionales para resolver problemas; es por esto, que se convierten en una gran fortaleza para las organizaciones laborales.

La resiliencia es una habilidad que se puede adquirir e ir mejorando continuamente. Las personas resilientes tienen una serie de rasgos que los hacen diferentes a los demás: son muy conscientes de sus capacidades y de aquello en lo que destacan, intentan rodearse de personas con una visión positiva de la vida, los obstáculos los toman como una oportunidad para aprender y crecer; son perseverantes y flexibilidad ante los cambios.

La resiliencia no sólo es una característica que incluye conductas, pensamientos y acciones que pueden ser aprendidas y desarrolladas por cualquier persona, es una habilidad fundamental que nos ayuda a llevar a cabo nuestro trabajo de una manera más productiva; al aplicarla en lo laboral se convierte en una herramienta que garantiza ventajas en nuestro desarrollo profesional.
Ser resiliente no quiere decir que la persona no experimenta dificultades o angustias; más bien es como la persona se adapta para afrontar cualquier adversidad y salir fortalecido.

Por | 2017-08-09T10:06:38+00:00 junio 13, 2017|Fotos|Sin comentarios

Deje su comentario